Fundación Effetá en los Medios de Comunicación

Sábado 11 de Octubre de 2008 – La Voz del Interior – “La Escuela en la que todos trabajan gratis”
Martes 18 de Marzo de 2008 – La Voz del Interior – “El matadero de Alta Gracia es ahora escuela agrotécnica”
13 de Marzo de 2008 – La Mañana de Córdoba – “Alta Gracia: inauguraron Colegio Agrotécnico en el ex matadero”
9 de junio de 2007 – La Mañana de Córdoba – “Convierten el viejo matadero en una escuela”


Viernes 12 de diciembre de 2008 – La Voz del Interior Suplemento La Voz del Campo – Córdoba.

Foto Inta Manfredi

Inta Manfredi

Destacan logros de la agricultura familiar
Programas del INTA -Se desarrolló en Alta Gracia una jornada a campo.

El Inta concretó en Alta Gracia el segundo encuentro anual del Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable (Profeder).
Se mostró el resultado y los proyectos de los distintos grupos de productores que trabajan asesorados por el instituto. La primera parte del encuentro se concretó en el establecimiento Santa María que la Universidad de Buenos Aires posee a las afueras de la ciudad serrana, dedicado a distintos emprendimientos y que alquila a la Fundación Effetá. Esta institución trabaja junto al Inta en un proyecto de apoyo al desarrollo local. La segunda parte se realizó en el Instituto Padre Domingo Viera, colegio secundario con orientación agrícola propiedad de la fundación.
Referencias. Durante la recorrida se mostraron los trabajos que se llevan adelante en el mismo establecimiento y en otros puntos de la provincia en proyectos como Pro-Huerta y Cambio Rural, y el avance en materia tecnológica que de manera particular experimentó un grupo de apicultores de la zona de Calamuchita. En el lugar se está construyendo una sala de extracción de gel de aloe saponaria, producción a cargo del grupo Cambio Rural “Aloe Río Tercero”, además de una fábrica de dulces y extracción de miel.
En el Instituto Padre Domingo Viera hubo una exposición de productores Pro-Huerta y del grupo apícola Brinkmann Morteros, caso testigo de la evolución del trabajo asociado de productores del este cordobés.
Degustación. Los técnicos y productores presentes fueron agasajados con productos propios, tal es el caso de los quesos elaborados con leche de vaca por una agrupación en la zona de Villa María; quesos de cabra aportados por productores de arco noroeste de Córdoba y los vinos de alta gama producidos por el grupo Cambio Rural Pro-Vid de Colonia Caroya.
El Profeder es el programa madre bajo el cual se desarrollan otros programas y proyectos tales como Cambio Rural, Pro-Huerta, Proyecto Minifundio; de Apoyo al Desarrollo Local, Integrados y Profam. El Pro-Huerta atiende a más de 65 mil huertas entre familiares, comunitarias y escolares.
Además se ejecutan 10 proyectos; dos sobre minifundios dirigidos a familias de productores minifundistas, que tienen como objetivo fortalecer la producción de alimentos para el autoconsumo y la diversificación de actividades para poder acceder a los mercados de comercialización. Cuatro proyectos integrados, que tienen como finalidad fortalecer la organización de los productores y las instituciones, vinculando su accionar con otros grupos y empresas para mejorar la competitividad.
La organización de la jornada estuvo a cargo de la agencia Río Tercero y el área de Desarrollo Rural del Inta Manfredi. Y, entre otras autoridades, estuvieron presentes el director del Centro Regional Córdoba del Inta, Emilio Severina; Enrique Ustarroz, director de la estación experimental del Inta Manfredi, el coordinador de desarrollo rural, Luis Pozzo, y el presidente del Consejo Regional del Inta, Oscar Carreras.


Sábado 11 de Octubre de 2008-La Voz del Interior – Córdoba.

La escuela en la que todos trabajan gratis

La escuela funciona en el ex matadero municipal de Alta Gracia

Es el secundario de la fundación Padre Viera, en Alta Gracia. Los maestros donan su sueldo. Hay 70 inscriptos para 2009.
María Luz Cortes
Especial
Alta Gracia. El instituto Padre Domingo Viera aún no cumple su primer año de existencia pero ya marca una diferencia con otros secundarios. “Desde el aula a la vida”, exhibe un cartel en su ingreso, que resume uno de sus objetivos principales: vincular la educación con el trabajo. La escuela funciona en el ex matadero municipal, en barrio Villa Oviedo, de Alta Gracia.
De lunes a jueves, los alumnos del instituto asisten uniformados con bombacha gaucha y campera. Sin embargo, los viernes la jornada estudiantil tiene otra faceta, ya que se realizan prácticas en un campo concedido por la Universidad de Buenos Aires. La escuela tiene una orientación agrotécnica, única en la ciudad. En la actualidad asisten 33 alumnos, que cursan el primer año del Ciclo Básico Unificado.
Los orígenes del secundario se remontan a 2002, cuando surgió la Fundación Effetá, que significa “ábrete”, con miembros de la parroquia de Fátima, en barrio Cámara de Alta Gracia.
Durante ese año se realizó una serie de microemprendimientos junto con el padre Andrés Toledo, que persiste hasta la actualidad. “Nos dimos cuenta de que mucha gente no puede trabajar porque no sabe; entonces salió el tema de la educación”, señaló Toledo, que se desempeña como director del instituto.
Effetá es una fundación sin fines de lucro de conformación heterogénea. Pero aunque nació en el seno de una iglesia, no depende de la estructura eclesiástica. La organización comenzó con un pequeño núcleo de 10 integrantes, que con el tiempo sumó personas para trabajar en diferentes áreas. Fue así como en marzo de 2008 se inauguró el instituto Padre Domingo Viera, con aportes de organizaciones, fundaciones y empresas.
Estela Hernández es maestra de primaria en otro establecimiento y desempeña tareas administrativas en el instituto del ex matadero municipal. Llegó al colegio por una charla con una amiga que le contó del proyecto. “Para nosotros es todo nuevo. La escuela insiste en ser una escuela diferente, en no dejar chicos fuera del sistema”, explicó Hernández.
Los profesores donan su sueldo de bolsillo a la fundación hasta que se resuelvan los trámites ante el gobierno, ya que la escuela es nueva. Hernández destacó que “por el momento no corre el dinero ya que todo el mundo está haciendo las cosas voluntariamente y ad honorem”.
Alejandro Albarracín, de 27 años, es estudiante de Historia en la Universidad Nacional de Córdoba y la idea de conseguir un puesto laboral lo acercó al secundario. Descubrió que ya estaban cubiertos los cupos para docentes; no obstante, Andrés Toledo le ofreció que conozca la propuesta educacional. “Así, pasé de estar ajeno al proyecto a hacerlo parte mía”, explicó Albarracín. Asimismo, agregó que esto le permitió reafirmar su vocación docente, aunque en la actualidad trabaja de preceptor.
Contención social. “El instituto Padre Domingo Viera no nace de una coyuntura porque faltan bancos en Alta Gracia; nace de un análisis de la realidad tratando de pensar a los jóvenes en la educación y en el trabajo”, explicó Toledo.
De martes a jueves se brindan clases de apoyo para ayudar a los chicos a fijar contenidos y resolver actividades.
“Vamos a ir creciendo de a poco; para el año que viene ya tenemos más de 70 inscriptos”, señaló Toledo. Asimismo, agregó: “Si bien se ha logrado muchísimo, en realidad este es el comienzo, el primer paso”, finalizó.
Sin protagonistas
Alta Gracia. “El padre Domingo Viera y su modelo fueron una motivación. Fue una persona muy sencilla de mucho trabajo, que se mezclaba sin distinción de religión, ni de clases sociales, entre toda la gente”, señaló Carola Stodart, de la Fundación Effetá, en referencia al nombre del secundario.
En 2002, surgió la fundación, con la idea de abrir los brazos a la comunidad. “Esto es abierto; acá viene el que quiere. Hay mucha gente que no abraza la fe cristiana, pero viene”, explicó Mariela Gallino, miembro de la fundación. Por su parte, Stodart señaló que “acá no hay protagonistas, el espíritu de la fundación es el protagonista”.
La misión fundamental es, según el programa de la institución, generar iniciativas que transformen la realidad social de los sectores carenciados. Por esa razón, el padre Andrés Toledo, director del instituto Padre Domingo Viera, precisó que se impulsan proyectos de educación no formal, como cursos de albañilería o microemprendimientos relacionados con el campo, entre otros.


Martes 18 de marzo de 2008 – La Voz del Interior – Córdoba
Nota
Educación

El matadero de Alta Gracia es ahora escuela agrotécnica
Abrió sus puertas el Instituto Domingo Viera, en la zona sur.

Especial

Alta Gracia.
El ex matadero municipal de Alta Gracia se convirtió en un establecimiento educativo que brinda la especialidad de técnico agropecuario. Está ubicado en la zona sur de la ciudad, más precisamente en el tradicional barrio Villa Oviedo, donde hasta fines de los años ’80 funcionó el matadero.
En este instituto agrotécnico, llamado Domingo Viera, se capacitan 34 alumnos de nivel medio. Posee el respaldo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y es impulsado por la fundación Effetá (que significa “ábrete” en hebreo), con la finalidad de brindar una salida laboral a los jóvenes.
El padre Andrés Toledo es el director del nuevo centro educativo. “Trabajo y educación son los fines de la fundación”, explicó.
Toledo dejó momentáneamente sus actividades eclesiásticas para atender proyectos sociales. “El objetivo es ayudar a los jóvenes a marcarles un futuro, valores y capacitación, con metas y aspiraciones”, dijo. “La escuela es abierta para todos, pero incluimos a chicos con pocas oportunidades”, completó.
Effetá es una fundación que tiene el arrendamiento blando de un campo que pertenece a la Universidad de Buenos Aires. Esto posibilita, además de cosechar soja e impulsar otros emprendimientos, que los estudiantes realicen prácticas con sólo atravesar el arroyo Chicamtoltina desde el patio de la escuela.
La escuela agrotécnica da cabido a muchos alumnos de la periferia, algunos con problemas económicos y otros no. “A pesar de que es privada, nadie queda excluido”, indicó Toledo.
“Es un instrumento, no una empresa financiera; no se planteó la duda de si instalar una feria artesanal o un parque temático. Hay una ideología de que nuestro aporte a la comunidad es revalorizar la cultura del trabajo y la educación”, agregó.
Dijo que no se imparten clases de religión, los estudiantes no van a misa y se intenta transmitir el valor de la solidaridad.
Toledo se desempeñó como párroco de la iglesia de Fátima, ubicada en barrio Cámara, y encabezó proyectos sociales para dar respuestas a la crisis de 2001.


13 de Marzo de 2008 – La mañana de Córdoba

Alta Gracia: inauguraron Colegio Agrotécnico en el ex matadero

ALTA GRACIA – En el marco de un emotivo acto, que contó con la presencia del intendente Mario Bonfigli, fue inaugurado el último lunes el nuevo Colegio Agrotécnico que será administrado por la Fundación Effeta (ábrete en hebreo), estrechamente ligada a la Parroquia de Alta Gracia.
Lo particular del hecho reside en que el nuevo instituto secundario funciona en las instalaciones de lo que fuera el antiguo matadero municipal.
Ese deteriorado edificio fue donado por el intendente Mario Bonfigli, hace más de dos años y medio, a la fundación que coordina el sacerdote Andrés Toledo, que con mucho esfuerzo y la ayuda de toda la comunidad local pudo, finalmente, poner en marcha este colegio con especialidad en Ciencias Agropecuarias.
El ciclo lectivo se inició con clases a alumnos de primer año exclusivamente. A partir del 2009 se sumará segundo y así sucesivamente hasta completar los seis cursos de rigor.
La habilitación de este establecimiento ayudará a diversificar la oferta educativa local en un segmento tan requerido como el mencionado.
Además constituye una opción para que cursen sus estudios medios chicos de escasos recursos económicos.


9 de junio de 2007 – La mañana de Córdoba
Convierten el viejo matadero en una escuela
Será un colegio agrotécnico para jóvenes de escasos recursos. La idea es brindar capacitación pensando en el futuro de los alumnos. La propuesta es llevada adelante por la fundación “Effetá”.
ALTA GRACIA – La Fundación “Effeta” iniciará el próximo mes la remodelación del matadero municipal que fue cedido en comodato por el municipio y que a partir del año próximo se transformará en una escuela agrotécnica destinada a jóvenes de escasos recursos.
Así lo aseguró a LA MAÑANA el sacerdote Andrés Toledo, quien está a cargo de la parroquia Nuestra Señora de Fátima y es el principal impulsor y referente de esta organización que busca fomentar la inclusión social de los más desfavorecidos a través de la capacitación y el trabajo.
Según lo señalado por Toledo, “Effeta”, que significa ábrete en hebreo, está finalizando la elaboración del proyecto técnico por el cual se incorporarán las aulas y salas necesarias para que el viejo y gigantesco edificio donde supo funcionar el matarife municipal se convierta en un instituto de capacitación en oficios.
En este contexto, el presbítero mencionó que están bastante avanzadas las gestiones ante el Ministerio de Educación de la Provincia para contar con la habilitación correspondiente para abrir la escuela que llevará el nombre “Padre Domingo Viera”.
“Los trámites se han demorado un poco porque varias veces nos han pedido modificaciones en los planos del proyecto, que son verdaderamente complicados por las características propias que debe tener siempre una escuela”, explicó Toledo.
“No obstante, ya terminamos con los últimos cambios que nos habían solicitado por lo que la semana que viene el Ministerio ya nos va a estar dando el número de expediente. De esta forma, vamos a poder cumplir nuestro sueño de abrir el colegio a partir de marzo del año próximo, cuando se inicie el ciclo lectivo”, agregó entusiasmado.


Ciclo lectivo 2008
Específicamente, la idea para el 2008 es tener listas las instalaciones para al menos poder comenzar con el dictado de primer año. A tal fin, se construirán dos aulas, una sala de docentes, un gabinete y los sanitarios.
En estas obras se invertirán cerca de 100 mil pesos, los cuales surgirán de diferentes aportes realizados por privados, puesto que Effeta es una entidad sin fines de lucro. Una de las empresas que ya aceptó donar fondos fue la Aceitera General Deheza, que a futuro aceptaría funcionar también como un lugar para que los egresados puedan practicar lo que aprendieron durante sus seis años de cursado. Asimismo, la Fundación Gador acercó dinero para montar un laboratorio.
Toledo recordó que el propósito es poner en marcha un espacio educativo totalmente gratuito y destinado especialmente a jóvenes en riesgo social para que, además de educarse, aprendan un oficio que les va a servir en el futuro para subsistir.
Cabe recordar en este marco que Effeta nació hace tres años con el fin de colaborar con la inclusión social de personas de escasos recursos.
El primer avance de la institución fue lograr que la Universidad de Buenos Aires (UBA) le arriende un campo de 180 hectáreas ubicado en las afueras de la ciudad, que es donde se llevan a cabo proyectos solidarios y donde los estudiantes en el futuro efectuarán las prácticas de aprendizaje, contando incluso con apoyo técnico del INTA. Luego, el siguiente paso fue la cesión del matadero municipal, situado justo al frente de este campo.
Effeta está conformada por un grupo de gente desinteresada de diversos rubros entre los que se incluyen, entre otros, agrónomos, contadores y docentes, y que están encabezados por el sacerdote Toledo, titular de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Effeta

Tras las consecuencias de la crisis económica del año 2001, un grupo de amigos allegados al Padre Andrés Toledo, a cargo de la Parroquia de Fátima de Alta Gracia, decidimos ponernos a trabajar, solida

View Post